permalink

0

Maletas para despedidas de soltera

Te casas y quieres celebrar los últimos días de soltera con tus mejores amigas: las que conoces de los primeros años de colegio, las de tu barrio, y la hermana de Jaime, el chico de tus sueños que muy pronto será tu marido.

Juntas habéis decidido hacer una despedida diferente. No te va el rollo de la fiesta desenfrenada, los strippers y las copas de más. Así que os habéis decidido por pasar un fin de semana en una casa rural. ¡Buena idea!

maletas de viaje de despedidas

Hace frío, y en la montaña aún más. Quizá caigan los primeros copos de nieve, lo que puede dar al reencuentro de amigas un toque entrañable.

Te decides por la maleta que compraste en maletalia.com cuando fuiste a Kenia con Jaime. Te encanta esa maleta. Es ideal para pasar fuera un fin de semana. Ni siquiera te hizo falta facturarla en la bodega del avión. Es muy resistente y, al menos vacía, apenas pesa. Porque cuando te decides a llenarla acabas sentándote encima para poder cerrarla…

Es una maleta rosa, casi fucsia, que no es que sea tu color favorito como ya dejaste claro a Jaime cuando te la regaló. Pero le has cogido un cariño muy especial.

Metes en la maleta un par de jerseys bien gordos, camisetas de algodón de manga larga y otros tantos pantalones de pana, la ropa interior, unas zapatillas para descansar los pies en la casa, el neceser y el álbum de fotos para el momento nostalgia con las amigas.

Los dos días transcurren entre excursiones, gélidas barbacoas, charlas interminables ante la chimenea y frecuentes risas al recordar cuando erais… ¿tan niñas? ¿tan jóvenes?

Las fotos os transportan a esos días en los que la palabra responsabilidad, tal como la conocéis ahora, no parecía estar en el diccionario.

Y en esa mezcla de alegría y de melancolía no pierdes de vista la sacudida eléctrica de la maleta rosa que te regaló Jaime, el hombre con el que vas a compartir tu vida.

Comments are closed.